Las discotecas, a partir de las 30, huelen a desesperacion sobre aqui no me voy hasta que pille

Las discotecas, a partir de las 30, huelen a desesperacion sobre aqui no me voy hasta que pille

Ni an exudacii?n ni a tabaco. Los pubs se han convertido en caldo de cultivo de varones asi­ como hembras treintaneros que se lanzan desesperados a la oscuridad sobre una pista sobre baile para encontrar a su media naranja (con vi­a litro sobre vodka en vena, por favor).

Discotecas | Destinos para montar sobre fiesta

Tengo treinta y no ha transpirado cuatro anos de vida desplazandolo hacia el pelo estoy soltera. Que seri­a distinta an acontecer soltera, puesto que no quiero que mi condicion sentimental me defina igual que humano, pero vayamos al asunto que nos ocupa.

Invariablemente me ha maravillado proceder sobre fiesta por la noche. Lo reconozco, fui, soy y sere, posiblemente, la ‘party animal’.

Adoro mover el esqueleto creyendome Beyonce en uno de las videoclips (si bien mi cabello seri­a mas parecido al de una rata), hablar de lo divino asi­ como sobre lo persona con personas a las que acabo de conocer mientras pedimos una diferente ronda sobre chupitos, mirar el ritual de cortejo por parte sobre hombres asi­ como chicas, dar la ‘putivuelta’ (que en el lenguaje nocturno quiere declarar ‘dar un garbeo por la discoteca Con El Fin De ver En Caso De Que existe alguna cosa que echarse a la boca, hablando claro) desplazandolo hacia el pelo regresar a hogar con las tacones en la mano, descalza, con el rimel corrido y, a poder acontecer, acompanada.

Asi puesto que, quiza muchos de vosotros penseis que mi unico fin de acontecer una habitual de estas discotecas seri­a el de atar. Ni bastante menos, queridos. Continue reading “Las discotecas, a partir de las 30, huelen a desesperacion sobre aqui no me voy hasta que pille”